Qué es el coaching ontológico

que-es-coaching-ontologico
francisco-carabantes

El coaching ontológico está basado en lo que es la ontología del lenguaje que está sustentada en distintos filósofos del lenguaje. Este coaching se centra en una filosofía relativista en la que el hombre se hace a sí mismo a través del lenguaje.

En su esencia más pura lo que busca este coaching es la transformación de la persona, lo que implica que esta aprende a observar las cosas de manera diferente y, por lo tanto, aprende a actuar de forma diferente.

El coaching ontológico tiene como objetivo intervenir aportando herramientas orientadas al desarrollo del potencial humano, más que a la mera resolución de conflictos o a la búsqueda de objetivos puntuales. Este coaching busca que el cliente pueda entender el tipo de observador que está siendo, el tipo de conversaciones que mantiene y el cómo esto impacta en su día a día, y le enseña a convertirse en un observador diferente que le permita afrontar de manera más eficaz las situaciones.

Origen del coaching ontológico

La Escuela Chilena (Escuela Ontológica) tiene un fuerte fundamento filosófico y se basa en las ideas y el trabajo de Fernando Flores, un ingeniero civil y doctor en Filosofía que fue nombrado Ministro de Economía del Gobierno chileno de Salvador Allende. Luego de estar detenido por tres años durante el golpe militar de 1973 emigra a EE. UU, donde desarrolla su filosofía acerca de la comunicación, teniendo como base la filosofía de Heidegger, Searle, Nietzsche, Wittgenstein y las investigaciones biológicas de Humberto Maturana y de Francisco Varela.

Posteriormente, durante la década de los 80 y en conjunto con Rafael Echeverría y Julio Olalla, comienza a aplicar sus principios al liderazgo empresarial. Y de este grupo, Rafael Echeverría es quien más ha difundido y escrito sobre los principios de la Ontología del Lenguaje, y es él quien propone el nombre de Ontología del Lenguaje en el libro del mismo nombre publicado en 1994.

Qué significa coaching ontológico

La definición de coaching ontológico hace referencia a la ontología que significa “el estudio del ser “. Etimológicamente, su origen se encuentra en el término griego ὄντος (óntos), que significa ‘el ser’, ‘ente’, y λóγος (lógos), que se traduce como ‘ciencia, tratado’; y el sufijo del español -ico, -ica, que designa que algo es ‘relativo a’.

Ontológico es el adjetivo que indica que algo es relativo o perteneciente a la ontología, es decir, a la rama de la filosofía metafísica.

La ontología es una rama de la filosofía metafísica que estudia la naturaleza del ser, la existencia y la realidad, tratando de determinar las categorías fundamentales y las relaciones del “ser en cuanto ser”.

En el núcleo de la propuesta ontológica encontramos una serie de principios y de postulados para ayudar al cliente.

La idea fundamental: los principios

1. No sabemos cómo son las cosas. Solo sabemos cómo las observamos o cómo las interpretamos. Nuestro cerebro interpreta lo que nuestros sentidos perciben. Vivimos en mundos interpretativos. Cada uno de nosotros somos un observador diferente de la realidad, pero ninguno de nosotros tenemos la certeza de que las cosas son como decimos.

2. No tenemos acceso a la verdad. Tan solo podemos observar nuestra verdad. Por este motivo, puede decirse que el conocimiento revela tanto sobre lo observado como sobre quién lo observa. De hecho, según el observador que somos, observamos unas cosas y no otras.

El Coaching Ontológico se vale de este principio para entender el mundo interpretativo del coachee. Con todo esto, podemos observar nuestras interpretaciones no ya desde el punto de vista de la verdad sino, como hemos visto, desde el punto de vista de su eficacia o del poder que tienen.

No solo actuamos de acuerdo a cómo somos, también somos de acuerdo a cómo actuamos. La acción genera ser. Nuestras acciones nos permiten transformarnos, nos hacen diferentes. Este principio, que relaciona la acción y el ser, nos abre el camino al aprendizaje, ya que, a través de nuestras acciones, podemos llegar a modificar nuestra identidad.

Lo que propone: los postulados

1. Interpretamos a los seres humanos como seres lingüísticos. El lenguaje es lo que hace de los seres humanos el tipo particular de seres que son. El lenguaje es la clave para comprender a los fenómenos humanos.

2. El lenguaje es generativo. Durante siglos hemos sabido que el lenguaje servía para describir la realidad. Ahora sabemos que el lenguaje tiene un gran poder generativo. El lenguaje crea realidades. El lenguaje genera ser. Dicho de otra manera, la forma como hablamos colabora en la creación del ser que somos. Al hablar, modelamos nuestra identidad y el mundo en que vivimos.

3. Los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él. Derivado de los dos postulados anteriores, este tercero desafía la creencia histórica de que cada individuo tiene una especial y particular forma de ser fija e inmutable y apuesta por la capacidad que tenemos los seres humanos de inventarnos a nosotros mismos a través del lenguaje. Esta concepción nos da un enorme poder y la capacidad de jugar un papel activo en el diseño del tipo de ser en el que queremos convertirnos.

De esta manera, podemos decir que hay interpretaciones que nos dan poder y nos abren puertas y otras que nos quitan poder y nos cierran puertas. El lenguaje no es inocente, toda proposición, toda interpretación, abre o cierra determinadas posibilidades en la vida.


Otras personas también han leído:

Encuentra más en la sección de coaching.