Qué es el autosabotaje: qué lo causa, cuáles son las señales

que-es-autosabotaje
francisco-carabantes

El autosabotaje se suele definir como aquellas conductas inconscientes que nos bloquean y nos impiden conseguir lo que queremos. Se podría decir que es la propia persona “poniéndose obstáculos” que le impiden cambiar o conseguir algún objetivo.

Sin embargo, el autosabotaje más esencial es aquel que boicotea tu bienestar y tranquilidad. Es aquel patrón mental que alimenta el conflicto, la negatividad o el miedo en tu interior. Vivir la vida desde ese estado es un autosabotaje porque obstaculiza o entorpece la armonía natural hacia la que tienden las personas. Esto genera desequilibrio, tensa y estresa el cuerpo afectando su salud. 

En este sentido, el principal obstáculo, el principal “saboteador” de una persona es ella misma, y más concretamente, los pensamientos y emociones por los que se deja llevar. Sin darse cuenta, la persona alimenta y “permite que crezcan” todo tipo de conflictos e inseguridades interiores, de los cuales solo termina siendo consciente de ellos a través de sus comportamientos.

Por lo que, el autosabotaje más primario no es aquel que te impide hacer o conseguir algo, sino aquel que te quita la tranquilidad, aquel que merma tu bienestar. “Autosabotearse” es la incapacidad de poder estar en paz y satisfecho en este momento, porque esa incapacidad trae inevitablemente el malestar, el miedo o el conflicto. Antes que nada, una persona que merma su bienestar es una persona que se sabotea a sí misma.

Un poco de etimología sobre la palabra autosabotaje

Profundicemos un poco más sobre la palabra autosabotaje para conocer mejor su origen y significado.

La palabra autosabotaje proviene de sabotaje y esta es una palabra de origen francés (sabotage). A su vez, sabotage deriva de la palabra francesa sabot, la cual significa “zapato”. “Sabot” es un cruce de dos palabras francesas: bote que significa calzado y savate que significa zapatilla, es por esto que en Francia los suecos (zapatos de madera) son llamados “sabots”.

Por lo que, la palabra sabotaje significa “fabricar zapatos”, y saboter (sabotear) es la acción y efecto de colocar zapatos o zapatas.

La palabra sabotaje se la empieza a usar con el sentido de entorpecimiento o boicot debido a unos trabajadores franceses. Estas personas que trabajaban en una fábrica de harina utilizaron inteligentemente sus zuecos de madera (sabots) como cuñas para evitar el funcionamiento de los molinos que molían el trigo. En este sentido, en 1830 ante la reducción de salarios, obreros tejedores de Lion respondieron con la destrucción de todos los telares.

De esta manera, se empieza a utilizar la palabra sabotaje como aquella acción que obstruye un proceso o que genera un perjuicio o un daño en algún sentido. Y esto surge debido a un conflicto o a un rechazo de las condiciones predominantes. 

Por lo tanto, la palabra autosabotaje hace referencia a la obstrucción o al perjuicio que la persona se causa a sí misma. En un sentido psicológico, podemos decir que el autosabotaje indica la acción y efecto de entorpecer, obstaculizar o perjudicar el propio desarrollo y bienestar personal.

¿Qué es lo que causa el autosabotaje?

Detrás de una conducta de autosabotaje siempre hay una percepción y un sentimiento de inseguridad. Es decir, la creencia de que no se es lo suficientemente capaz de afrontar, resolver o conseguir tal cosa. Y lo que propicia esto no es más que un miedo inconsciente a que ocurra algo que no deseamos. Muchas veces, las creencias que sustentan ese miedo y producen el autosabotaje son exageraciones o distorsiones de la realidad o de los hechos.

Como muchos de los conflictos o de los temores de las personas, la causa principal del autosabotaje es un patrón mental-emocional nocivo que es recurrente e inconsciente en la persona. Y este patrón se puede desencadenar y perpetuar por diversas situaciones, pero no son las situaciones las causas, sino la percepción de la persona sobre dichas situaciones.

Como lo dice la palabra, el autosabotaje es producido por la propia persona hacia sí misma, y este surge debido a cómo ésta percibe o se plantea las cosas. Esto genera inseguridades o conflictos interiores que luego se ven reflejados en sus acciones.

Es importante mencionar que, aunque la causa del autosabotaje se encuentra en la persona, es su forma de interpretar las cosas la que puede desencadenar un autosabotaje. Y, dichas vivencias no necesariamente se encuentran en la infancia o en la adolescencia, sino también en la edad adulta.

Creencias erróneas

El autosabotaje suele estar ligado a ideas o creencias erróneas sobre uno mismo, un asunto o situación. Y, las razones pueden ser múltiples, eso dependerá de cada persona.

Dentro de estas creencias se encuentran las ideas que podemos tener sobre nosotros mismos, esa percepción (autoestima) puede generarnos bastante inseguridad. Algo también recurrente es el miedo a fallar o al fracaso o el temor al cambio. Estas ideas suelen terminar siendo algo que bloquea y sabotea las relaciones y el desempeño de la persona. Detrás de esto siempre hay exageraciones o distorsiones sobre lo que podría pasar si no se consigue aquello que se quiere.

Por ejemplo, creer que uno no merece o que no podrá tener éxito o triunfar en su vida debido a una situación vivida en el pasado. O, algún temor a no estar a la altura o a no cumplir las expectativas de los demás.

Es importante mencionar que una persona no pueda hacer o conseguir algo no significa necesariamente un autosabotaje, puede ocurrir que no esté realmente motivada a hacer aquello. Es decir, aquello que no está logrando hacer o conseguir, no lo consigue porque puede que no esté alineado con lo que realmente la motiva. 

Esta falta de conciencia de las propias motivaciones lleva a plantearse metas que no son realmente significativas ni motivadoras para uno mismo.

¿Cuáles son los síntomas del autosabotaje?

El grado de autosabotaje es algo que puede variar de una persona a otra. Este puede ser algo puntual o, según la persona, puede estar más generalizado en la vida de esta. Es decir, el autosabotaje se puede presentar ante una situación o un asunto puntual o ante distintas situaciones.

Los principales síntomas de autosabotaje son:

Inseguridad o falta de confianza

El autosabotaje está relacionado a cierto grado de inseguridad o falta de confianza de la persona con respecto a alguna cualidad o capacidad personal.

Dudas o cuestionamiento

Con relación a lo anterior, este sabotaje a uno mismo suele generar cierto nivel de dudas, críticas o cuestionamientos, por lo general, hacia lo que somos capaces de hacer.

Falta de claridad

Otro síntoma en el que se suele manifestar este sabotaje es como falta de claridad o dificultad para definir objetivos. Y en este sentido, la falta de concentración o la dispersión suele ser otro síntoma de autosabotaje.

Excesiva autoexigencia

La excesiva exigencia de la persona consigo misma suele ser otro síntoma de autosabotaje, ya que esto puede terminar por bloquearla o limitarla en lo que hace. Esta autoexigencia viene acompañada también de altas expectativas, y muchas veces, ponerse metas o exigencias muy altas termina bloqueando a la persona.

Tipos de autosabotaje

Esto es básicamente una clasificación que se hace en base a los patrones de conducta más frecuentes y habituales que se dan en el autosabotaje.

Por lo que, los tipos de autosabotaje más frecuentes son:

Dejar las cosas a medias

Esto hace referencia a la tendencia a iniciar cosas, pero al cabo de un tiempo abandonarlas o dejarlas a medias, sin terminar. La persona suele iniciar cosas con entusiasmo e incluso dedicarlo bastante esfuerzo y trabajo inicial, pero luego lo abandona o progresivamente desiste de ello.

Este tipo de conducta no es un problema en sí, ya que todos nos podemos arrepentir de algo o darnos cuenta de que nos hemos equivocado en elegir tal cosa. El conflicto surge cuando esta conducta se vuelve recurrente, ya que la persona inevitablemente se percibirá como alguien que no concreta ni termina lo que inicia. Y esto suele reforzar miedos o inseguridades, ya que la persona crea una imagen inconsciente de incapacidad.

El estar constantemente dejando las cosas a medias no nos permite desarrollar nuestro potencial ni fortalecer nuestras capacidades.

Postergar

Postergar o posponer las cosas continuamente está relacionado con lo anterior. Esto se puede deber, sencillamente, a que la actividad o actividades que se realizan no son de nuestro agrado. Sin embargo, cuando esta es una conducta recurrente es muy probable que se deba a un temor a que el resultado final no sea el esperado o que las cosas no resulten bien. Por lo que, la persona se autosabotea postergando las cosas, las actividades, y así evitar el desenlace final.

Es importante recordar que, postergar cosas o actividades también se puede deber a que aquello realmente no es de nuestro agrado, y lo mejor puede ser dejarlo a un lado.

Perfeccionismo

Esta búsqueda de la perfección esconde detrás un miedo a que lo realizado no satisfaga a los demás en algún sentido. Es una idea rígida de las cosas que no permite errores, y esto termina saboteando a la persona y quitándole el gusto de hacer lo que hace.

Esta tendencia al perfeccionismo, por un lado, lleva a la persona a no iniciar algo, ya que se lo plantea de una forma muy exigente o perfecta. O, por otro lado, puede llevarla a postergar o no terminar lo que inicia ya que no cumple con sus ideas o expectativas rígidas.

Buscar excusas

Otro tipo de autosabotaje tiene que ver con el poner constantemente excusas. Debido a que el autosabotaje esconde cierta inseguridad o temor las excusas son una forma de esconder ese temor.

Cuando queremos hacer, conseguir o cambiar algo y nos justificamos poniendo excusas hay algo inconsciente que nos está saboteando.

En conclusión

El autosabotaje es querer algo y no poder conseguirlo porque es uno mismo el que se lo impide. En este sentido, el autosabotaje, en esencia, es la tendencia inconsciente a boicotear nuestro propio bienestar y tranquilidad. ¿No es eso lo que buscan las personas finalmente en la vida, bienestar, felicidad, tranquilidad? Y ¿qué se los impide? Si miras con atención, verás con son ellas mismas.


Otras personas también han leído:

Encuentra más en la sección de desarrollo personal.