Autoestima y autoconocimiento: su diferencia e importancia

autoestima-y-autoconocimiento

francisco-carabantes

La autoestima y el autoconocimiento son dos aspectos muy importantes relacionados al bienestar personal. El primero hace referencia a la valoración de sí mismo y el segundo al conocimiento que se tiene de sí mismo.

La autoestima y el autoconocimiento son términos que han sido de gran interés en distintos ámbitos (académico, religioso, filosófico, etc.). A lo largo del tiempo, distintos autores o estudiosos se han referido a su significado e importancia, e incluso se ha desarrollado teorías al respecto.

Pero, no hay que olvidar que estos son finalmente conceptos, y como tal, no tienen mayor significado en la vida de una persona. Sin embargo, estos conceptos adquieren mayor relevancia y utilidad cuando se utilizan para desarrollar o mejorar aquellos aspectos a los que hacen referencia.

Qué es autoestima y autoconocimiento

En relación a la autoestima existen distintas definiciones, este es un constructo psicológico amplio que intenta definir un aspecto complejo del ser humano, como lo es la psiquis. Es por esto que, cada autor o estudioso del tema tendrá su definición de autoestima, sin embargo, hay ciertos aspectos en los que muchos de ellos coinciden y que nos permiten establecer una definición general de la autoestima.

La autoestima es la percepción que una persona tiene de sí misma y a su vez, es la valoración que esta hace de esa percepción de sí misma. La autoestima es más bien una percepción y valoración global, la cual se vincula más con el ámbito emocional y social de la persona, basado en sus vivencias personales.

Por lo que, es una percepción y valoración de sí mismo que se desarrolla en función de los juicios y creencias que se tienen con respecto a las vivencias personales en general. Es por esto que, la autoestima es más amplia o global ya que se genera y se sustenta a raíz de la historia personal.

Podemos decir que, el grado de autoestima actual de una persona es el resultado de la percepción y valoración que esta tiene de sí, en base a sus experiencias de vida o a gran parte de estas. Es por esto que, aunque la autoestima se puede cambiar o mejorar, no es un proceso tan fácil ni rápido ya que suele requerir cambios más profundos en la persona, que están relacionados con su vida o gran parte de esta.

Y, ¿qué es el autoconocimiento?

El autoconocimiento en términos generales es el conocimiento de sí mismo como individuo distinto de los demás. Esto implica percibir o conocer aspectos, cualidades y características personales propias de la forma de ser, o, lo que se puede denominar como temperamento, carácter y personalidad.

En este sentido, el autoconocimiento también se puede definir como un proceso en el que, en mayor o menor medida, la persona está continuamente descubriendo o siendo consciente de características de sí misma o de su mundo interior. Es decir, el autoconocimiento no es un proceso estático ni limitado, sino dinámico y expansivo (creativo).

Podemos decir que, en este proceso de autoconocimiento influye en gran medida la valoración que haga la persona de sí misma (autoestima) y, la valoración social que reciba la persona de sí misma.

Diferencia entre autoestima y autoconocimiento

La diferencia principal entre autoconocimiento y autoestima radica en que la autoestima obedece a la valoración que se hace de sí mismo y el autoconocimiento hace referencia al conocimiento que se tiene de sí mismo.

La autoestima tiene relación con la percepción y la valoración positiva o negativa que hace una persona de sí misma en un sentido global. Tiene que ver con ese juicio valorativo de “cuánto valgo” como persona. Y, por otro lado, el autoconocimiento tiene relación con conocerse más profundamente como persona. Tiene que ver con cuán consciente es la persona de su forma de ser o de su “mundo interior”.

Por supuesto, autoestima y autoconocimiento no son algo que se pueda separar ni diferenciar del todo, ya que estos conceptos hacen referencia a aspectos del ser humano que están estrechamente relacionados, y que se manifiestan simultáneamente.

Sin embargo, podemos decir que lo que una persona estima o valora de sí está influenciado por lo que conoce de sí o por la conciencia que tenga sí. Será difícil que una persona se perciba de forma benévola, sino no conoce o no ha reconocido primero esa benevolencia en sí misma.

Relación entre autoestima y autoconocimiento

La relación entre autoestima y autoconocimiento radica fundamentalmente en que la valoración (positiva o negativa) que haga una persona de sí, requiere de cierto grado de autoconocimiento. Para valorar o estimar algo de sí, la persona necesita cierto conocimiento de sí misma. Por lo que, el autoconocimiento es un pilar fundamental para el desarrollo de la autoestima.

Si una persona va a hacer una valoración o evaluación de sí misma, es necesario que tenga cierta información de sí misma, la cual se la aporta el autoconocimiento. Esto a su vez está relacionado con las vivencias personales de esa persona, es decir, no se puede separar la autoestima y el autoconocimiento de las vivencias personales. Es en base a esto que se desarrolla el autoconocimiento y la autoestima.

Es por esto que, si la persona ha tenido en su vida experiencias mayormente positivas, es mucho más probable que tenga un mayor autoconocimiento y una autoestima más saludable, ya que cuando la negatividad o las vivencias conflictivas son predominantes en la vida de la persona, estas tienen a inhibir el desarrollo de la autoestima y el autoconocimiento.

Estos son algunos ejemplos de la relación que existe entre autoestima y autoconocimiento:

  • El autoconocimiento permite tener un concepto equilibrado de sí mismo, lo cual fomenta la confianza. Y esto evita la excesiva comparación y búsqueda de aprobación de los demás, el cual es un hábito que termina afectando a la autoestima.
  • El autoconocimiento facilita la identificación de recursos personales (talentos, habilidades, etc.), y a su vez facilita su desarrollo, lo cual fortalece la percepción de sí mismo (autoestima).
  • Tener un mayor conocimiento de sí mismo facilita la consecución de objetivos, ya que al conocernos mejor nos planteamos metas realistas, y la autoestima no se ve deteriorada sino fortalecida.
  • El conocimiento de sí mismo también aporta un mayor “conocimiento emocional”, lo cual permite gestionar mejor pensamientos y emociones, y así evitar que estos mermen la autoestima, sobre todo en momentos difíciles.
  • Un mayor autoconocimiento permite identificar patrones negativos, lo cual fortalece la autoestima ya que al identificarlos es más fácil romper hábitos nocivos o destructivos.
  • Un mayor autoconocimiento te permite saber mejor con qué tipo de personas relacionarte y evitar vínculos que pueden terminar mermando tu autoestima.

En conclusión

Autoestima y autoconocimiento son dos conceptos que, aunque no hacen referencia a lo mismo, están muy relacionados. Por supuesto, lo relevante no está en los conceptos en sí, sino en aquello a lo que hacen referencia.


Artículos que otras personas también han leído


Encuentra más en la sección de autoestima.


Gracias por compartir este artículo con otras personas

Scroll al inicio