Síntomas de baja autoestima: señales de una valoración negativa

sintomas-baja-autoestima

Los síntomas de baja autoestima los podemos considerar señales que nos avisan que estamos desarrollando una percepción y valoración muy negativa y pesimista de nosotros mismos. Y esto puede ocasionar problemas en las distintas áreas de nuestra vida.

Es por esto que es importante ser consciente de lo que ocurre en nuestro interior, ya que los síntomas de una baja autoestima pueden ser el indicio de algo que es mejor no dejar pasar.

A continuación, encontrarás los principales síntomas de una persona con baja autoestima, es decir, signos que advierten que la percepción de sí mismo se ha vuelto demasiado negativa.

Sentimiento de inferioridad

Si te preguntas ¿cómo se sienten las personas con baja autoestima? La sensación de inferioridad es uno de los sentimientos más frecuente.

Uno de los principales signos es la idea o la sensación de inferioridad. Cuando la percepción que la persona tiene de sí misma se vuelve muy crítica y negativa, esto suele producir una sensación generalizada de inferioridad.

Es decir, la persona ve al resto como superiores a ella en algún sentido y se lamenta o se siente amenazada por ello, lo que a su vez mantiene la idea y sensación de inferioridad. Pero, no por el hecho, evidente, de que todos tenemos diferentes cualidades, sino debido a la necesidad continua de estar comparándose con otros.

Falta de seguridad en mí mismo

Otro de los síntomas de baja autoestima tiene que ver con la falta de seguridad en sí mismo.

El sentimiento de inferioridad o la idea de “ser inferior” lo que produce es una sensación de inseguridad, otro signo muy común de baja autoestima. El estar continuamente albergando juicios o pensamientos críticos en relación a lo que somos es algo muy predominante en personas con baja autoestima.

La constante sensación de inseguridad no es más que el reflejo de pensamientos excesivamente críticos o negativos.

Sensación de incapacidad

La sensación de incapacidad es otra de las señales de baja autoestima.

Con la idea de inferioridad y con la sensación de inseguridad comúnmente viene la sensación de incapacidad. Es decir, creer constantemente que no seremos capaces de hacer, conseguir o cambiar.

Esta sensación de incapacidad para hacer o conseguir lo que nos proponemos es uno de los signos habituales de la baja autoestima, debido a la creencia de fondo de que no seremos capaces.

Dificultad para relacionarse

Otro de los signos de baja autoestima tiene que ver con la dificultad para relacionarse o establecer relaciones.

Cuando una persona alberga constantemente una sensación de inferioridad, inseguridad e incapacidad vienen las dificultades para relacionarse. Esto puede tener que ver con una dificultad para establecer vínculos equilibrados o para terminar relaciones poco sanas.

Aunque pueden ser variados los motivos que ocasionan esta dificultad, algo muy común es la idea de no “hacer bien” las cosas, no gustar a los demás o no terminar una relación por miedo a la soledad.

Miedo al rechazo

Sentir miedo al rechazo es otro de los síntomas de baja autoestima.

Esto, por un lado, puede limitar o anular la capacidad de la persona para relacionarse con otros, o, por otro lado, puede causar constantes conflictos en sus relaciones como por ejemplo, relaciones de dependencia.

El miedo se manifiesta por ejemplo en una dificultad para expresar ideas u opiniones, tomar o mantener sus propias decisiones, básicamente, por miedo a ser rechazado.

Deseo de aprobación

Otra señal de baja autoestima relacionada al miedo al rechazo es, el deseo de aprobación.

El necesitar constantemente la aprobación o validación de los demás tiene que ver con la sensación de poca valía o poca aceptación que tiene la persona. Esto suele producir también que la persona se relacione desde el nerviosismo o la ansiedad y que se muestre demasiado amable o complaciente con otros.

Dificultad para establecer límites

Otro signo muy común de baja autoestima es que le persona a menudo se deja manipular con facilidad. Le cuesta decir que no y establecer reglas o normas, debido a la sensación de inseguridad y a lo que esto pueda provocar en los demás.

Esto ocasiona también que le cueste tomar la iniciativa y tomar sus propias decisiones.

Exacerbar las debilidades

Exacerbar las debilidades propias es otra de las señales de una baja autoestima.

Es por esto que, uno de los mecanismos mentales inconscientes es centrar la atención en las debilidades, los errores o los fallos personales, sean estos reales o no. Aunque esto es algo presente en la gran mayoría de personas, en una persona con baja autoestima esto tiende a ser más predominante y enfocado hacia sí misma.

Por lo que, una baja autoestima se caracteriza por la tendencia a centrarse o a buscar las “debilidades” o lo “malo” en sí mismo exacerbándolo y, si no se encuentra, se tiende a crear o imaginar.

Desvalorización

Todos los síntomas anteriores, de una u otra manera, se relacionan también con la tendencia a desvalorizarse.

Este concepto negativo de sí mismo que desarrolla la persona conlleva a una constante desvalorización no solo de lo que hace, sino de lo que es.

La persona casi nunca está contenta con lo que hace, porque no está contenta con lo que es. Es por esto que no solo le cuesta reconocer sus capacidades o habilidades, sino que suele desvalorizarlas. Y, debido a esto también le cuesta desarrollarlas o ponerlas en práctica.

Esto también puede llevar a la persona al perfeccionismo o a la sobre exigencia, ya que debido a la desvalorización siempre le parece que lo que hace no está bien o que podría ser mejor.

Percepción negativa del cuerpo

Otro de los signos de baja autoestima tiene que ver con la percepción negativa del propio cuerpo físico.

Esta autovaloración negativa de sí mismo suele ir muy de la mano con una percepción y valoración negativa del cuerpo físico.

La apariencia física es a menudo otro motivo más para criticar y generar conflicto y negatividad interior. Aunque las críticas vengan desde el exterior, lo fundamental siempre será el diálogo interior de la persona, es decir, los pensamientos y emociones por los que se deje arrastrar.

En últimas, el cuerpo es lo que es, tiene la forma que tiene. El dolor o el sufrimiento que pueda sentir la persona es autogenerado, producto de sus propios juicios. El cuerpo o la apariencia que se tenga no es el problema, el conflicto surge en los juicios, y en alimentarlos y dejarse llevar por ellos.

Ten en cuenta que…

Estos son los principales síntomas de una baja autoestima. No es necesario que estén todos presentes, pero tampoco significa que tener uno o varios de estos signifique tener baja autoestima. Se puede hablar de baja autoestima cuando estos u otros síntomas similares se vuelven recurrentes en la persona.

Y, aunque la baja autoestima puede estar presente durante gran parte de la vida de una persona, también puede estar presente solo en una etapa de la vida.

romper cadenas baja autoestima
estrategias para mejorar autoestima

Artículos que otras personas también han leído


Encuentra más en la sección de autoestima.


Gracias por compartir este artículo con otras personas

Scroll al inicio