Cuántos tipos de autoestima existen según Martín Ross

tipos-autoestima-segun-ross

francisco-carabantes

Martín Ross, en su libro El mapa de la autoestima plantea su teoría psicológica sobre los tipos de autoestima. En este propone que la autoestima tiene distintos estados, a los cuales denomina: autoestima fuerte, autoestima vulnerable y autoestima derrumbada.

La clasificación de la autoestima que hace este autor se basa en los criterios de: hazañas y anti hazañas. Por un lado, las hazañas son aquellas cualidades o logros personales que llevan a la persona a sentirse bien consigo misma. Y, por otro lado, las anti hazañas son aquellas acciones o situaciones que llevan a la persona a sentirse mal consigo misma (avergonzada o incluso fracasada).

Veamos en detalle a continuación, cuáles son los tipos de autoestima que propone Martín Ross.

Autoestima elevada o fuerte

La autoestima elevada o fuerte hace referencia a una persona con un fuerte autoconcepto y autoaceptación, lo cual significa que se acepta tal cual es y se valora apropiadamente, sobre todo ante las circunstancias adversas. Es por esto que, las circunstancias no afectan su autoestima, ya que estas tienen poca influencia en la percepción que tiene de sí.

Según Ross, la autoestima elevada o fuerte indica que la persona tiene una imagen sólida y positiva de sí misma, la cual le permite ver sus errores o fracasos como una oportunidad de crecimiento. Es por esto que, no cae en el egoísmo ni el egocentrismo, ya que sabe reconocer sus errores, aceptarlos y pedir perdón cuando es necesario. Y en este sentido, cuando logran sus hazañas, se las toman con naturalidad y madurez, sin caer en las ostentaciones públicas.

Por otro lado, una autoestima elevada o fuerte permite vivir en armonía con el entorno, permite gestionar de manera saludable las emociones, fomenta la resiliencia y la empatía hacia los demás.

Algunas características de una persona con autoestima fuerte o elevada son:

  • No decae ni se derrumba ante las dificultades, sino que hace frente a la adversidad.
  • No se ve paralizada ni bloqueada por el miedo a equivocarse, al error o al fracaso.
  • Se muestra con vitalidad y humildad, y tiene una actitud mental positiva y optimista.

Por lo tanto, una autoestima fuerte o elevada hace referencia a una persona lo suficientemente fuerte para no dejarse llevar por las circunstancias y no derrumbarse ante las dificultades de su vida.

Autoestima vulnerable o regular

La autoestima vulnerable o regular indica que la persona tiene una buena percepción de sí misma, pero ésta es vulnerable, es decir, su autoestima se suele ver afectada ante situaciones negativas o conflictivas.

Por un lado, la autoestima vulnerable hace referencia a una persona que se valora y respeta a sí misma, pero tiende a exhibir sus logros para que los demás los reconozcan y así crear una falsa imagen que se sostiene por dichas hazañas. Y, por el otro lado, este tipo de autoestima ante circunstancias adversas o desalentadoras, indica que la persona se torna frágil, vulnerable e insegura.

Según Ross, en este tipo de autoestima el autoconcepto que tiene la persona de sí es más bien positivo, por lo que la negatividad sobre sí misma suele ser temporal. Sin embargo, al ser una autoestima más inestable esta puede llevar a la persona a desarrollar más mecanismos de defensa ante situaciones adversas, para no enfrentarse nuevamente a este tipo de eventos. Por lo que, puede más fácilmente desarrollar una autoestima baja o derrumbada.

Algunas características de una persona con autoestima vulnerable o regular son:

  • Tiende a verse más afectada ante lo que no consigue y antes las pérdidas.
  • Le cuesta tomar decisiones por el miedo a equivocarse o hacer mal las cosas.
  • Suele evitar situaciones que considera conflictivas o amenazantes para ella.
  • Suele estar más a la defensiva porque se siente más vulnerable.

Por lo tanto, una autoestima vulnerable o regular indica que la persona tiene una buena percepción de sí misma, pero en situaciones complicadas muestra vulnerabilidad y fragilidad.

Autoestima derrumbada o baja

La autoestima derrumbada o baja hace referencia a la persona que no se siente a gusto o que se siente insatisfecha con quien es y con su vida, por lo que tiene poca estima o aprecio hacia sí misma.

Según Ross, este tipo de autoestima indica que la persona es mucho más moldeable o influenciable por las circunstancias y por los demás, lo cual es debido a su excesiva sensibilidad ante el entorno.

Algunas características de una persona con autoestima derrumbada o baja son:

  • Suele tener poco aprecio hacia lo que es y lo que hace.
  • Tiende a ser muy sensible a los comentarios positivos o negativos de otras personas.
  • Puede albergar un sentimiento de pena o de vergüenza hacia sí misma, y suele aislarse.
  • Los errores, fracasos o situaciones adversas la suelen llevar a ver las cosas de una forma desalentadora o excesivamente negativa.
  • Puede buscar en exceso la aprobación de los demás, dejando en segundo plano su forma de ser.

Por lo tanto, una autoestima derrumbada o baja indica que la estima que tiene la persona de sí se ve influenciada por el entorno, sobre todo por situaciones adversas o negativas.

En resumen

Martin Ross plantea en su teoría psicológica sobre la autoestima que esta se presenta de tres formas: elevada, vulnerable o derrumbada. Esta clasificación no es algo rígido ni estático, sino algo que puede variar a lo largo de la vida de la persona, es decir, que la autoestima se puede ver disminuida o fortalecida con el paso del tiempo.


Artículos que otras personas también han leído


Encuentra más en la sección de emociones.


Gracias por compartir este artículo con otras personas

Scroll al inicio