Cómo superar el complejo de inferioridad – Las claves esenciales

como-superar-complejo-inferioridad

francisco-carabantes

El complejo de inferioridad tiene que ver con la sensación de ser menos o inferior a los demás en algún sentido, y dicho sentimiento es generado por los pensamientos. Pensamientos o ideas de: “soy menos”, “soy inferior” o “soy incapaz” de ser o conseguir tal cosa. Puedes profundizar más al respecto en el artículo sobre qué es el complejo de inferioridad.

Este tipo de ideas o de percepción sobre uno mismo está presente en la mayoría de las personas, pero cuando hablamos de un complejo de inferioridad dichas ideas y sentimientos se exacerban y agudizan. Entonces, estos absorben gran parte de la atención de la persona, y es esto lo que los mantiene y los fortalece.

Por lo tanto, esa percepción y sensación negativa, pesimista, lleva a una inseguridad generalizada que suele limitar mucho a una persona. Y la limita, fundamentalmente, porque es la propia persona la que alimenta continuamente aquello sin darse cuenta. Esto a su vez puede afectar otros ámbitos de la vida como por ejemplo, puede generar una baja autoestima que termina afectando a la relación de pareja.

Entonces, superar el complejo de inferioridad no consiste en llevar a cabo un esfuerzo por “igualarse con los demás” o “ser superior a los demás”. Superar el complejo o los problemas de inferioridad consiste finalmente en hacer consciente ese patrón mental que te hace ser o sentir inferior, y por el cual te dejas llevar ¿Cómo vas a superar o a trascender algo si no eres consciente de ello?

Complejo o síndrome de inferioridad: ¿cómo superarlo?

Ten en cuenta que superar un complejo de inferioridad no es algo que se resuelva de la noche a la mañana, sobre todo si ha estado presente en la persona por años. Por lo que, es probable que dejar atrás ese sentimiento de inferioridad no sea algo inmediato, porque es un hábito mental que se ha fortalecido con el tiempo.

A continuación, encontrarás tres consejos que son fundamentales para comenzar a superar los problemas de inferioridad.

No busques sentirte confiado

Usualmente ante un sentimiento de inferioridad se suele decir que hay que fortalecer la confianza, y por lo general esto se suele hacer en base al reconocimiento o a la consecución de algún logro. Sin embargo, en vez de esto intenta ir más profundo. Cada vez que seas consciente, intenta estar en paz en este momento, independiente de las circunstancias, intenta dar cabida a la tranquilidad en vez de alimentar el miedo o la ansiedad por sentirte más fuerte o seguro.

Dar cabida a la tranquilidad en tu interior es mucho más poderoso y duradero que la confianza o la seguridad que surge por hacer tal cosa o por conseguir un determinado logro en la vida.

Creer que algo te va a dar confianza o seguridad en la vida es una creencia que se puede volver muy peligrosa, e incluso puede tener el efecto contrario. Y de hecho lo tiene, porque las circunstancias son muy cambiantes e inestables. Lo que hoy te aporta confianza o seguridad, mañana probablemente no lo hará.

Por lo tanto, no busques hacer o tener determinadas cosas o ser mejor que alguien para sentirte confiado y seguro, y así superar esa imagen o sensación de inferioridad. Eso, lo único que puede aportarte es una confianza y tranquilidad momentánea, mientras más busques sentirte confiado más esquiva se vuelve esa seguridad, porque al buscarla asumes que no la tienes.

Realiza tus actividades, vive tu vida desde un estado de tranquilidad, de serenidad y no desde un estado de comparación con los demás, ya que esto último mantiene la inseguridad. El miedo, la inseguridad lo único que trae consigo es más de lo mismo.

Para superar el complejo de inferioridad cambia el hábito de alimentar la inseguridad y la negatividad por el de alimentar la tranquilidad. Cada vez que seas consciente, haz espacio para que surja la paz en tu interior, o, acepta las cosas tal cual se presentan, eso te traerá paz y alejará la inseguridad.  

Acepta las cosas tal cual se presentan

Y, ¿cómo puedo dar cabida a un estado de paz o de tranquilidad interior?

Lo fundamental es la aceptación. Cuando te mueves desde un estado de aceptación no entras en conflicto con las cosas, no tienes un “conflicto contigo mismo”. No hay un yo que se siente inferior o superior a otros, sino una simple aceptación, un “estar a gusto”. La aceptación no impide que puedas desarrollarte ni obtener logros, la aceptación solo implica aceptar lo que es, no entrar en conflicto con lo que es, simplemente, porque ya es.

Aceptar la vida tal cual se presenta en este momento es moverse desde un estado de aceptación, es así de simple. Entonces, aceptar lo que eres o quien eres no consiste en aceptar unas determinadas cualidades o resignarte a ellas, consiste simplemente en dejar de transformar las cosas o las circunstancias en un problema, en un motivo para ser infeliz. Cuando aceptas, cesan las críticas, cesan las ideas de bueno o malo, superior o inferior, y cuando esto cesa surge la verdadera tranquilidad y alegría.

¿Qué crees que ocurrirá en ti cuando si no alimentas esa idea o sensación de inferioridad?

Si no hay inferioridad ¿qué es lo que queda?

Paz, tranquilidad, incluso una alegría interior.

Cuando tú no transformas la vida en un problema ésta deja de serlo para ti. Si observas con atención verás que la vida no es algo problemático o conflictivo, lo problemático o conflictivo está en la forma de percibir y de relacionarse con la vida. Es por esto que las circunstancias en sí no son problemáticas, son lo que son. Es tu mente la que vuelve algo problemático, porque no acepta las cosas tal cual se presentan, y lo mismo ocurre con la percepción de ti mismo.

El sentimiento de inferioridad es un estado de no aceptación, es la idea inconsciente de que “debería ser” de otra manera, y como debería ser de una manera distinta de la que soy en este momento, me siento mal, creo un conflicto, no acepto lo que “soy” y por lo tanto, sufro.

Y así como ocurre con el complejo de inferioridad, también ocurre algo similar con el complejo de superioridad.

Sé consciente de tu diálogo interior

¿Por qué me siento inferior a los demás? Por tu diálogo interior, y más aun, porque eres inconsciente de ese diálogo mental, y al ser inconsciente este te domina.

El diálogo interior es ese diálogo mental basado en pensamientos y emociones que lo único que buscan es absorber tu atención y llevarla hacia la negatividad, el conflicto o el miedo. Y para superar el complejo de inferioridad es necesario comenzar a ser consciente de esto.

La historia que repites una y otra vez en tu cabeza es una percepción distorsionada y sesgada de las cosas, no es una verdad absoluta. Podemos decir que es, sencillamente, una idea junto a un sentimiento de inferioridad, es esto lo que te lleva a relacionarte con tu entorno de esa manera. Sin embargo, es simplemente una idea, un sentimiento que se ha fortalecido y se ha vuelto recurrente, pero que no deja de ser más que una idea, una imagen mental.

Entonces, cuando seas consciente de que aparece esa imagen mental de inferioridad en tu día a día, obsérvala sin juzgarla. Observar sin juzgar, sin catalogar es una práctica que puede ser muy transformadora si la llevas a cabo continuamente. Esto significa ser consciente de tu diálogo interior.

Al observar esa idea y sensación de inferioridad estás reconociéndola por lo que es (pensamientos y emociones) y no por lo que eres. Y es cuando estás siendo realmente consciente. Es precisamente el creer que eres cada pensamiento y emoción que surge en tu interior lo que te lleva a ser dominado por ello, y volverte inconsciente. Entonces, para disminuir la fuerza que tienen los pensamientos y las emociones sobre ti, es necesario observarlos sin juzgarlos.

En conclusión

Observar y sentir el sentimiento de inferioridad sin juzgarlo, es lo que permite realmente superar ese complejo de inferioridad, y no quedarse atascado en él. Cuando tú le das tu atención a algo, pensando una y otra vez en ello, no lo estás superando sino fortaleciendo. Entonces, observar y sentir sin juzgar es la clave.


Artículos que otras personas también han leído


Encuentra más en la sección de autoestima.


Gracias por compartir este artículo con otras personas

Scroll al inicio