Emociones aflictivas: ¿Qué son y en qué se diferencian?

emociones-aflictivas

francisco-carabantes

Las emociones aflictivas son aquellas que causan malestar en las personas ya que generan estados emocionales que por un lado, perjudican el bienestar en general y por otro lado, obstaculizan la consecución de metas y generan un detrimento en las relaciones interpersonales.

Hay que tener en cuenta que el estudio de las emociones es bastante amplio, ya que a lo largo de los años ha sido abordado por diversos autores, por lo que el estudio de estas se ha realizado desde distintos enfoques. Es por esto que no existe una sola clasificación ni una única postura al respecto a cómo se categorizan las emociones.

Por lo que, hablar de emociones aflictivas es hablar de una de las variadas clasificaciones que existen sobre las emociones. Y en este sentido, los criterios para definir las emociones aflictivas tienen que ver más con cómo las sentimos o si estas son benéficas o no.

Qué son las emociones aflictivas

Las emociones podemos decir que son una alteración del ánimo pasajera y que va acompañada de algún tipo de reacción corporal o fisiológica. Ahora, esta alteración del ánimo y reacción corporal puede ser aflictiva.

Pero ¿qué significa emociones aflictivas? o ¿cuál es la definición de emociones aflictivas?

Como su nombre lo indica, las emociones aflictivas son una alteración interna (física y psicológica) que genera algún grado de molestia o sufrimiento físico y/o moral. Es decir, estas generan una aflicción en la persona que le produce una sensación de pesadumbre o sufrimiento físico o psicológico.

Es por esto que, en relación al significado de las emociones aflictivas podemos decir que son todas aquellas que emociones que generan una aflicción en la persona (malestar o sufrimiento), aflicción que puede ser incluso destructiva. Las emociones aflictivas no solo son aquellas que se sienten mal sino también aquellas que son perjudiciales o destructivas, que limitan a la persona y no le permiten crecer o avanzar en su vida.

Pero, ¿qué vuelve aflictivas o destructivas a las emociones?

Las emociones se vuelven aflictivas o destructivas cuando su intensidad es desproporcionada al contexto (situación) o cuando surgen en ocasiones que no las amerita. El primer caso puede ser por ejemplo un miedo o una ansiedad obsesiva o persistente ante una situación, es decir, es desproporcionada. Y en el segundo caso puede ser por ejemplo el enfado o el enojo ante una situación o conducta de otra persona, es decir, es innecesario ya que se puede responder de otra manera.

Por lo tanto, las emociones aflictivas son aquellas que conllevan más desventajas que ventajas, brindan más malestar que bienestar a la persona finalmente.

Diferencias entre emociones aflictivas y constructivas

En un sentido general, la principal diferencia entre emociones aflictivas y constructivas es, que las emociones aflictivas generan malestar o sufrimiento y estas tiene una tendencia perjudicial o destructiva para la persona y su entorno. Y, las emociones constructivas generan bienestar y tienen una tendencia beneficiosa y constructiva para la persona y su entorno.

Las emociones constructivas fomentan la tranquilidad y la salud, y por sobre todo, un pensamiento más constructivo, mientras que las emociones aflictivas alteran la tranquilidad y perjudican la salud y, fomentan un pensamiento más negativo o destructivo.

En este sentido, las emociones constructivas son fomentadoras de la creatividad y del desarrollo de los distintos recursos o capacidades personales, a diferencia de las emociones aflictivas que limitan los recursos personales y no permiten crecer o avanzar.

Si quieres conocer más sobre las emociones constructivas, lee el artículo sobre emociones constructivas para conocer más en detalle qué son.

Ejemplos de emociones aflictivas

Si buscas ejemplos o si te estás preguntando cuáles son las emociones aflictivas, a continuación encontrarás una lista de emociones aflictivas:

  • Miedo.
  • Ira.
  • Inseguridad.
  • Enojo.
  • Ira.
  • Odio.
  • Celos.
  • Envidia.
  • Ansiedad.
  • Frustración.
  • Culpa.
  • Rencor.
  • Tristeza.
  • Resentimiento.

Ten en cuenta que no existe algo así como “las 5 emociones aflictivas” o “las 10 emociones aflictivas, este es un listado a modo de ejemplo, ya que la clasificación de las emociones no es algo totalmente establecido ni consensuado.

En conclusión

Las emociones aflictivas surgen o provienen de las distintas teorías psicológicas, y aunque clasificar las emociones puede tener cierta utilidad, no hay que olvidar que estas son finalmente conceptos o teorías. Por lo que, para comprender más profundamente las emociones no hay que quedarse solo en los conceptos o en las teorías, sino ser más consciente de lo que ocurre en tu interior.


Artículos que otras personas también han leído


Encuentra más en la sección de emociones.


Gracias por compartir este artículo con otras personas

Scroll al inicio